¿Qué es Snapchat y cómo se utiliza?

Desde que conocí Instagram me he vuelto una “adicta”. Para mi, más que una red social es una ventana al infinito mundo del street style y a la moda en cualquier rincón del planeta. Como yo lo denomino es “mi revista a medida”. Yo elijo a quien seguir y elijo cómo configurar mi propio diario de estilo, porque en el fondo yo lo utilizo como herramienta para recoger las prendas nuevas que voy adquiriendo y mi manera de combinarlas (aunque siempre acabas añadiendo alguna foto de tu cena, ese restaurante tan chulo o mis perritos en posiciones graciosas… Por eso también lo tengo privado. Creo que son cosas que poco interesan al resto del mundo.)

Pero ahora, ha llegado a nuestros smartphones Snapchat y creo que cada vez se está adueñando más de mi teléfono.


Se trata de una aplicación que pone voz, movimiento y personalidad a todas esas fotos donde lo máximo que podíamos ver eran poses, a veces surrealistas, de nuestras it girls favoritas. Y es que yo, personalmente he traspasado casi toda mi lista de seguidos en Instagram a Snapchat. Ahora no eres nadie si no te mueves en este mundillo de los selfies que vomitan arco iris, ojos que disparan fuego a lo Cíclope o filtros que te hacen ir a cámara lenta, rápida o marcha atrás.

La verdad es que es algo adictivo. Sin darte cuenta estás poniendo caras en tu habitación o, lo que es peor, en mitad de la calle o de un restaurante comentando lo que llevas esperando a que te traigan el pan y la bebida, mientras tus acompañantes te miran pensando que solo hace tres minutos que os habéis sentado en la mesa. Lo último que he visto en mi red de amigos de Snapchat es un primer plano paseando por su casa mientras se lavaba los dientes… y ya. De ahí a enseñarnos como se duchan hay un paso. Aunque no todo son situaciones irrelevantes como esa. Gracias a estos avances podemos adentrarnos en sitios en los que son prácticamente inaccesibles para los seres de a pie. Estoy pensando, sin ir más lejos, en la Semana de la Moda de Alta Costura de París, donde ayer comencé a seguir a la Maison Valentino.

Una cosa es poder ver fotos de las modelos entre bambalinas y otra un vídeo de unos segundos de las modistas o de como Simone Marchetti editor de moda de la revista italiana La Reppublica e icono de estilo hojea un libro en la casa italiana. Sinceramente, lo mejor que tiene esta red social es la capacidad de conocer en profundidad a quienes pensamos que son de otro planeta como las más top, las humaniza y las podemos ver sin maquillaje o haciendo la cena…y encima si queremos participar en este ilusorio mundo social, podemos hacernos selfies absurdos o vídeos paseando al perro sabiendo que en veinticuatro horas ya no estarán disponibles (podemos guardarlo en nuestro teléfono también si queremos).

Si quieres conocer cómo va esto de Snapchat, descárgatela y personalízala con los seguidores de la temática más relevante. Podrá ser tu distracción si no acabas de encontrar algo entretenido en la televisión.

Por si quieres seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *