Restaurante Abolea: comida saludable en un bol

limonada abolea

La tendencia de los power bowls o boles saludables, está más que instalado en Madrid y como yo me apunto a un “bowlbardeo” esa es la especialidad que escogimos para este mes. Buscábamos un sitio donde poder seguir disfrutando (tras Sanissimo) de un menú con opciones de comida saludable y alimentos de primera calidad, con la característica del concepto bol. Así que nuestra elección fue el restaurante madrileño Abolea. Y esta es nuestra experiencia.

abolea terraza

terraza abolea

terraza abolea

Cuando llegamos, nos encantó la terracita (al final acabamos tomando el postre ahí 😜). El interior es precioso, la verdad, muy acogedor. Está lleno de toques mediterráneos en tonos, blancos, azules y amarillos. Sin duda, el restaurante Abolea es súper “instagrameable”. Perfecto para una foto en la red social más de moda con hashtags como #comidahealthy o #coolplace. Nada más llegar fueron muy atentos y cercanos. Nos explicaron la dinámica que ahora lleva el restaurante, a la hora de elegir, ya que recientemente ha cambiado.

Antes, tenían una barra que se extendía por el lateral del restaurante donde los clientes podían confeccionar sus boles. Se trataba de componer un plato donde todos los nutrientes estuvieran bien representados: proteínas, vegetales, carbohidratos, toppings de frutos secos y salsas como hummus o aliños caseros. Pero al ver que, en general, había cierto desconocimiento a la hora de combinar los alimentos saludables, decidieron crear ellos mismos los boles equilibrados. Pero siempre con la opción de poder añadir o quitar ingredientes siempre que tengan las mismas propiedades. Es decir, proteína por proteína o un cereal por otro.

inetrior abolea

interior abolea

¿Qué pedimos?

Probamos la crema del día. Nos pusieron una ración para compartir, porque cuando llegamos ya casi se había acabado y solo quedaba ese poquito (¡detallazo por su parte!) Y no era de extrañar, porque estaba buenísima. Era una crema de calabaza con lentejas rojas, curry y pimienta. En cuanto a los boles, no le dimos muchas vueltas.  Teníamos en mente (por sugerencias varias) el sándwich de boniato, pero nos quedamos con las ganas. Eso sí, lo tenemos anotado en letras mayúsculas en nuestra agenda #foodietourist. Iba a ser demasiado y una cosa es ir a probar, y otra desperdiciar la comida. Además, así ya tenemos una excusita buenísima para volver.

limonada abolea

Bol Exótico

Este bol se compone de kefta de ternera (macerado durante dos días), cous cous, mix de lechugas, espirales de calabacín, un poco de zanahoria y pepino. Verduras al curry con leche de coco, aliño de menta y limón, pasas y tzatziki. A primera vista respondía a uno de los eslóganes del restaurante comida sana, simple, variada y colorida. En cuanto al sabor, la maceración de la carne y las especias correspondientes estaban perfectamente ligadas. Y la sensación de saciedad, perfecta.

bol exótico

Bol Rústico

Por su parte, este bol tenía como fuente principal de proteína el pollo marinado. La base de carbohidratos era arroz integral con freekeh y los componentes vegetales fueron un mix de lechugas, tomate, un trozo de berenjena, uno de calabacín, de zanahoria y otro de boniato. El aliño: humus de garbanzo. Sensación de saciedad, también bastante adecuada.

bol rústico

De beber probé su limonada casera con jengibre. No me hizo falta echarle azúcar moreno, ya estaba bastante dulce. Así que eso que me ahorré.

limonada abolea

En líneas generales, el bol es bastante completo. Sin embargo, a mi parecer noté un pequeño desequilibrio nutricional en las cantidades de los ingredientes de nuestros boles. Encontré que había mayor aporte de carbohidratos que de vegetales. Lo cual no quiere decir que sea malo, sino que sería genial poder elegir el nutriente base para nuestro bol. Por ejemplo, si escogemos ese mismo bol rústico, poder elegir más verduras y menos arroz integral y freekeh. Y debo especificar que no soy experta en nutrición, ni nada por el estilo. Simplemente, aporto mi punto de vista según los conocimientos que he adquirido o consultado a nutricionistas. 😉

bol abolea madrid

Y de postre

Nunca nos olvidamos de la parte dulce en nuestras visitas foodie (una de nuestras favoritas). El postre del día, en el restaurante Abolea, fueron los helados y como no nos decidíamos por uno, al final nos dieron a probar las tres opciones. Helado de chocolate belga, de coco vegano y de mascarpone con higos. ¡Delicioso! Acompañado de un café con leche y un té chai latte. Este último, con demasiada leche y poco sabor a té, según mi cámara y acompañante.

helados abolea restaurante

En líneas generales, salimos saciadas, pero no llenas👌🏻. Con esa sensación acogedora y familiar de la que hacen gala y con ganas de volver. Así que para mí, cumple con las expectativas de ser un local al que recurrir cuando queremos salir a comer fuera con opciones de comida saludable y en un entorno distendido, agradable y cool. ¿Cuándo volvemos?

abolea restuarante pibertomeo

 

Por si quieres seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *